Contenido:

Secciones

Visite:

Sistema Respiratorio

Hiperreactividad Bronquial

Se caracteriza por:

a) Acción del Sistema Nervioso Autónomo (parasimpático), secreción vagal. Eferencia vagal en el músculo liso bronquial.

b) Defectos intrínsecos del músculo liso bronquial.

c) Liberación de mediadores químicos del mastocito: histamina, leucotrienos C4, D4, E4 con acción directa sobre el músculo liso, glándulas y capilares sanguíneos. Los cisteinil leucotrienos son potentes broncoconstrictores y vasoconstrictores, con efectos sobre la secreción de moco, la permeabilidad de la microcirculación, la migración de neutrófilos, coadyuvantes de la manifestación del edema en las vías respiratorias.

d) Inflamación bronquial como respuesta a factores extrínsecos e intrínsecos. Estos factores pueden ser: infecciones de las vías aéreas superiores, alérgenos, factores estimulantes e irritantes de las vías aéreas (aire frío), hiperventilación por el llanto o la risa, ejercicio, humo, olores, gases, y desencadenantes emocionales.

Sintomas

Disnea de grado variable, taquipnea, sibilancias y signos provenientes del distress respiratorio (aleteo nasal, tiraje intercostal, subcostal, supraesternal). En la crisis asmática el paciente tiene más dificultad en expeler el aire que en inspirarlo. La fuerza de los músculos que actúan sobre la inspiración es mayor que la de los músculos que actúan en la espiración, por lo que el aire queda retenido en los alvéolos pulmonares.

Durante la crisis asmática, el esfuerzo realizado para eliminar el aire retenido en los alvéolos disminuye el diámetro bronquial, dificultando aún más la salida del aire, reduciéndose gradualmente la capacidad vital pulmonar y aumentando el volumen residual, característico de las EPOC. La relación normal entre oxígeno y dióxido de carbono está alterada a predominio del último.

Desencadenantes del asma

Pueden ser alergenos, que generalmente son inhalados del ambiente, como ser polen de gramíneas, ácaros, dermatophagoides, hongos, polvos, productos animales, etc. También pueden ser farmacológicos como el ácido acetilsalicílico, o infecciones virales, rinitis o sinusitis bacteriana, elementos irritantes como humo de cigarrillo, gases nocivos, humo de chimeneas, ejercicios físicos realizados con aire frío, hiperventilación y elementos psicosociales como las emociones.



Polvo doméstico

El polvo doméstico es un ecosistema que comprende escamas dérmicas humanas y animales; pelos, plumas, fibras textiles (lanas, algodón, fibras sintéticas); restos de insectos, de ácaros microscópicos (dermatophagoides), de alimentos, pólenes, mohos, bacterias, endotoxinas y de productos químicos como ser detergentes, limpiadores e insecticidas. Las escamas dérmicas humanas son, desde el punto de visto cuantitativo, el principal componente del polvo doméstico, pues producimos unos 5 g de escamas por semana, de las que se alimentan los mencionados dermatophagoides.



Agentes vegetales

Entre los agentes vegetales se destacan el polen de gramíneas, el polvo de algodón, de harina, de otros cereales distintos al trigo, de los granos de café o de coco.



Otros agentes

También algunos virus (sincicial respiratorio, virus parainfluenza) pueden actuar como alérgenos al estimular la producción de inmunoglobulinas. Igualmente, otros agentes ambientales pueden causar hiperreactividad bronquial e inflamación, como ser el ozono inhalado.

© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Hecho el depósito que marca la ley 11.723.
Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin el permiso por escrito del dueño del Copyright.

© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Republication or redistribution of Zonamedica content, including by framing or similar means, is expressly prohibited without the prior written consent of Anejo Producciones. Anejo shall not be liable for any errors or delays in the content, or for any actions taken in reliance thereon. Política de Privacidad